BUSCADOR
Columnas de Opinión
El hermoso discurso de la seguridad en el “toque de queda del alcalde de Quilpué”
Fuente:
Fecha: 08 de agosto de 2018

por Luis Cortés Olivares*

Luis Cortés Olivares - Abogado y Docente en Infancia y Adolescencia.
Naciones Unidas a través de un órgano encargado de velar por el cumplimiento de las disposiciones de la Convención de los Derechos del Niño, ha observado una serie de vulneraciones estructurales, llegando a un diagnóstico lapidario: existen violaciones a un gran conglomerado de la población en Chile, los niños, las niñas y los adolescentes.

Esa sistemática violación a los derechos de los niños, se agudiza con ideas como las del alcalde de Quilpué,  Mauricio Viñambres, quien pretende multar a los padres de adolescentes, en lo más parecido a un régimen antidemocrático, por medio de una extraña fórmula de “toque de queda”,  lo que acerca más a los niños y niñas a lo judicial, cuando el Derecho Internacional de los Derechos Humanos  es conteste en recomendar a los Estados de no sobre judicializar a la infancia y adolescencia. Y si de hecho se hiciese, el Derecho de Infancia debe ser excepcional en la vida de los niños y niñas.

La experiencia ha demostrado que estas ideas son estigmatizantes y criminalizadoras, y dejan fuera a los padres que debiesen hacerse cargo de la educación y protección sin recurrir a estas propuestas anacrónicas y fuera de todo principio promocionante de derechos. Sin contar con que adolece de la constitucionalidad más mínima, porque la Convención es tratado vigente y, por ende, norma vinculante de la República.

El discurso hermoso que se devela de la gran idea de este señor, es el de la seguridad nacional, es combatir con violencia, control y, acompañado de este nefasto concepto arcaico de resguardo de ciertos valores individuales que nadie conoce. Está presente la cosificación de los niños y niñas. Un atentado a la libertad personal y seguridad individual; derechos humanos esenciales de la infancia.  

A lo que podemos sumar, el irrespeto al interés superior de los niños y niñas en todo tipo de lugares y espacios, inclusive en aquellas decisiones administrativas y municipales.  ¿Con qué legitimidad esta autoridad llega a semejante conclusión?  ¿Se ha preguntado a los propios afectados?  No. Porque ya el juicio sobre ellos está establecido, viene precisamente del mundo adulto.  Como una especie de “cocina municipal” donde se toman decisiones sin preguntar a los aludidos. Un hermoso discurso violento e ilegitimo.

Es grave, porque satura a un ya colapsado sistema de protección judicial de niños y niñas. Ante estas decisiones ilegitimas, es obvio que los garantes de derechos haremos frente a estos “toque de queda” con acciones judiciales concretas a favor de la infancia, ya sea en sedes de familia o en las Cortes de Apelaciones respectivas, la restitución de los derechos vulnerados.

Queda sólo seguir trabajando para que la participación de los niños, niñas y adolescentes prevalezca y de legitimidad o no a proyectos e ideas como estas, que además, ya tienen resonancia en otras comunas de Chile; e incluso, este discurso hermoso de violencia se ha esparcido en el que fuera candidato a la presidencia José Antonio Kast. 

Queda bregar para terminar con la idea de peligrosidad pre establecida, so pretexto de bajar índices de delincuencia poco claros, que dejan de lado la prevención y promoción de garantes de derechos comprometidos con la mejora de los contextos socio culturales, donde justamente los niños, niñas y adolescentes deben desarrollarse como parte de la comunidad toda.

* Abogado y Docente en Infancia y Adolescencia.




Opinión
Mariana Zegers Izquierdo
Luis Cortés Olivares
Campañas
Colaboración
Organismos que nos Apoyan