BUSCADOR
Noticias - Salud
6 cosas que los adolescentes deberían saber sobre sus cerebros (¡Y los profesores también!)
Fecha: 25 de mayo de 2018
Sarah-Jayne Blakemore, profesora de neurociencia cognitiva de la University College London, explica algunos de los elementos que caracterizan el cerebro adolescente y la importancia de reconocerlos.

Foto: Elige Educar
Aunque la adolescencia no es un periodo fácil, lo que sucede en el cerebro de una persona que está viviendo esta etapa es fascinante. Hasta hace muy poco se creía que el cerebro sólo se desarrollaba activamente durante la infancia, sin embargo, en las últimas dos décadas, los investigadores han comprobado que durante la adolescencia –un periodo que se puede extender desde la mitad de la secundaria hasta la adultez temprana–, el cerebro continúa su desarrollo. Lo importante de esto, según Sarah-Jayne Blakemore, profesora de neurociencia cognitiva de la University College London y autora del libro Inventing Ourselves, The Secret Life of the Teenage Brain, es que tanto adolescentes como profesores pueden entender esto y usarlo a su favor.

En una entrevista con el medio NPR, Blakemore profundiza en algunas de las ideas de su libro, las cuales se centran principalmente en entender la forma como los adultos jóvenes aprenden y resuelven problemas. ¿Por qué entender el cerebro puede ser útil?, ¿qué influencia tienen las escuelas en el aprendizaje?, ¿de qué forma influyen la redes sociales?, ¿de qué forma impacta el sueño?; estas son algunas de las preguntas que la experta responde en una entrevista orientada en apoyar a profesores y adolescentes en los procesos de aprendizaje. Reconocer estos elementos propios del cerebro adolescente no sólo permitirá a los docentes realizar una mejor labor en las aulas, también será clave para que los propios adolescentes entiendan lo que están viviendo y se adapten a estos cambios de la mejor forma para poder seguir aprendiendo.

1. El sueño

El sueño es importante en esta etapa de la vida pues el reloj biológico cambia en la pubertad. Por esta razón, los adolescentes se sienten somnolientos un par de horas más tarde que los adultos y en la mañana se sienten muy cansados, mucho más que cuando eran niños. Esto implica un problema pues usualmente las clases en el colegio empiezan muy temprano, a una hora en la que el adolescente sigue en medio de “la noche”. “Desde un punto de vista biológico, ellos deberían seguir durmiendo”, asegura Blakemore en la entrevista. Obviamente, desde un punto de vista social, cambiar esto es muy complejo, sin embargo, según cuenta la experta, algunas escuelas están jugando con los tiempos de inicio y están monitoreando esto para ver si empezar clases en otro horario, mejorar los resultado tanto académicos, como emocionales.

2. Riesgos

Blakemore sugiere que los adolescentes deberían conocer sus propios cerebros desde un punto de vista científico y por eso cree que sería esencial que este aprendizaje hiciera parte del currículo académico. ¿Por qué? Porque saber y entender qué tipo de cambios están enfrentando puede empoderarlos. Ellos deberían comprender por qué se sienten particularmente cohibidos, susceptibles a la influencia de sus compañeros, o más propensos a correr riesgos. Esto tiene que ver con que, en la adolescencia, se pueden descubrir por primera vez las enfermedades mentales (antes de los 24 años) y es importante que ellos comprendan las razones biológicas y las razones sociales que explican estos problemas, en lugar de tratar de hacer frente a diferentes sentimientos o posiblemente, problemas de salud mental no identificados.

3. Plasticidad cerebral

El cerebro se desarrolla hasta mediados de los 20 y enfrenta muchos cambio tanto en estructura como en funciones. Pero, ¿qué significa esto en términos de plasticidad y aprendizaje? La investigación ha comprobado, gracias al desarrollo en la adolescencia, que el cerebro es particularmente plástico –al menos algunas regiones–. Esto quiere decir que puede ser influenciado por el ambiente y podría ser receptivo al aprendizaje de ciertas habilidades. Además, “es un período sensible para la información social, lo que significa que el cerebro está configurado durante la adolescencia para comprender a otras personas y para conocer la mente de otras personas y sus emociones. Los cerebros en este momento son buenos para comprender las jerarquías sociales”, explica la experta en la entrevista.

4. Los pares

Muy ligado a la sensibilidad de la información social, en esta etapa, los compañeros y amigos son realmente importantes, no sólo desde un punto de vista positivo. Los adolescentes tienen una mayor propensión a ser influenciados por sus amigos, particularmente a la hora de tomar riesgos. Por eso, cosas como fumar, beber o experimentar con drogas son riesgos que no suelen tomar cuando están solos. Esto se relaciona directamente con el miedo a ser excluidos por un grupo de pares, lo que es sin duda algo que típicamente impulsa el comportamiento de un adolescente.

5. El bullying

Algunas investigaciones muestran que, si educas a los jóvenes que están conectados con la clase sobre los efectos negativos del bullying y la exclusión social y luego los motivas a llevar a cabo una especie de campaña contra el bullying, los incidentes de intimidación y exclusión social se reducen enormemente. Esto también conduce a cambios en las actitudes hacia el acoso y la exclusión social en todo el grupo durante el año siguiente.

6. Las redes sociales

A los adolescentes les importa mucho ser incluidos por grupos sociales, por sus amigos. Hoy, las redes sociales como Instagram o Facebook, les permite a los adolescentes ejercer su deseo de establecer ese contacto social, todo el tiempo. De hecho, nunca escapan de esto, ni siquiera en la noche. Y aunque no hay mucha investigación sobre cómo esto afecta sus cerebros, la experta habla del impacto de esto en el sueño. “Una gran cantidad de gente joven con la que trabajo, tiene sus teléfonos encendidos toda la noche. No los apagan. No los silencian e incluso responden a los mensajes que llegan durante la noche. Eso seguramente afecta el sueño y todos sabemos que el sueño es crítico para la salud mental y el aprendizaje”, dice Blakemore.

Entender el cerebro de quienes están enfrentando cambio esenciales en su desarrollo es fundamental para poder tomar medidas orientadas en sus necesidades e inquietudes. No es un periodo simple, así que estos y otros elementos propios de esta edad, serán esenciales para que todas las partes involucradas en el aprendizaje, enfrenten esta etapa de la mejor manera.




Artículos Relacionados
22 de agosto de 2017
Autoridades de salud destacaron facilidades que el local brinda para que las madres amamanten, favorecien ...
13 de septiembre de 2016
La Corte de Apelaciones de La Serena rechazó ayer –lunes 12 de septiembre– el recurso de apelación ...
04 de mayo de 2016
En el Segundo Congreso Latinoamericano de Oncología Molecular de la Universidad de Chile(CLOMUCH), ...
18 de marzo de 2016
Por voto de mayoría, la Corporación aprobó el texto que despenaliza y regula esta interrupción en cas ...
25 de febrero de 2016
Red Infancia Chile Ong junto a Verónica Garrido y Vania Venegas, dos madres de niños con cáncer que se ...
03 de febrero de 2016
“Necesitamos actuar rápido para proporcionar a las mujeres y a las madres embarazadas la información neces ...
07 de octubre de 2015
En su tercer trámite legislativo, el Senado aprobó las enmiendas introducidas por la Cámara de Diputad ...
30 de septiembre de 2015
La norma permitirá que los spot y mensajes radiales asociados a estos productos enfocados a mayores ...
Opinión
Luis Cortés Olivares
Luis Cortés Olivares
Campañas
Colaboración
Organismos que nos Apoyan